El dolor en la depilación, una alerta de tu cuerpo. – Clínica Belenus

Según la biblioteca nacional de medicina de los Estados Unidos, el dolor es una señal del sistema nervioso de que algo no anda bien. Entonces ¿Por qué someterse a él mes a mes?

Muchas veces asociamos la depilación a un proceso doloroso, y si no es doloroso, entonces es menos efectivo o la duración del resultado es menor. Así es como recurrentemente caemos en la eterna búsqueda de aminorar el dolor provocado por la depilación. Y sí, podríamos encontrar métodos para mitigar, o incluso aumentar nuestro umbral de dolor. Pero ¿Pensamos en los efectos secundarios asociados a la depilación común?

En Clínica Belenus te contamos los riesgos que existen al usar métodos de depilación como la cera, máquinas depilatorias o rasuradoras.

Primero, rasurar podría provocar cortes y sangrado, lo que se traduce en cicatrices en la epidermis. Sin dejar de mencionar las posibles reacciones alérgicas o infecciones asociadas a las hojas de afeitar mal manipuladas.

Otro riesgo asociado tanto a rasurar como depilar de raíz, es la posible encarnación de los vellos. Esto se produce porque la cera debilita el folículo capilar, lo que provoca que el vello no tenga la suficiente fuerza para atravesar la piel. A su vez, no rasurar correctamente puede causar inflamación y dolor.

Finalmente, además de todo el dolor que implica la depilación tradicional, es necesario mencionar que el principal efecto adverso en la piel es la pérdida de elasticidad en los tejidos, lo que genera flacidez, arrugas y pliegues en la epidermis.

Es por todo lo anterior que en Clínica Belenus recomendamos la depilación láser como el método más efectivo y definitivo para combatir los vellos, y ocasionar un menor trauma sobre la piel.

Belenus Lab es una iniciativa de Clínica Belenus que busca generar conocimiento sobre la salud de la piel, desde una mirada clínica, que aporte a ampliar nuestra mirada sobre la belleza humana.

WhatsApp chat